Lunes, 06 Noviembre 2017 21:19

La abundancia hoy, aquí y ahora.

Escrito por Tara Singh
Valora este artículo
(0 votos)

¡Por supuesto que todo el mundo quisiera tener los suficiente y un poquito más para todas las actividades, pendientes, gastos e imprevistos! 

Porque desde lo general, contar con esto nos hará sentir bien o al menos creerlo.

Tradicionalmente en occidente la abundancia se considera como el “éxito que nos permite disfrutar y exhibir nuestros logros desde lo material y lo exterior”

Por eso es común escuchar que a alguien le va bien por obtener autos, propiedades y demás compras que nos hacen ver para fuera como afortunados, exitosos o cosas disfrutables. 

Y está bien, es una forma de abundancia pero como dice el dicho “El dinero no da la felicidad ¡ah pero cómo ayuda!”

Por ahora sólo me he referido a la abundancia material que es la más socorrida en todo el mundo, pero el concepto de abundancia va más allá, de acuerdo a la RAE su definición es: 

abundancia

Del lat. abundantia.

1. f. Gran cantidad.

2. f. Prosperidad, riqueza o bienestar. Se veía la abundancia por todas partes.

en abundancia

1. loc. adv. En gran cantidad, copiosamente. Comieron en abundancia.

nadar en la abundancia

1. loc. verb. Gozar de un gran bienestar económico.

cuerno de la abundancia

Real Academia Española

Incluso la RAE se refiere a lo externo y roza ligeramente al mencionar el “bienestar”. 

La abundancia se convierte en ejercicio que involucra distintos aspectos que van más allá de lo tangible o contable. 

Podemos mencionar abundancia en la salud, en los pensamientos, en los sentimientos, emociones y relaciones con el mundo: familia, amigos, mascotas, parejas, entorno, etc. 

Esto implica un ejercicio para cada una de estas ramas: abundancia en al salud para alimentarse correctamente, de manera deliciosa y sin lastimar a otros seres para lograrlo; abundancia en el alma llena de momentos y experiencias memorables; abundancia en la mente que permita ser libre y con sentido común para aprender a disfrutar en lugar de hacer lo contario, filtrando los pensamientos, eliminando aquellos que son apegos, enojos o tristezas y encontrando una manera para estar cada vez mejor, mejor y mejor, es decir en bienestar. 

Visto de esta manera, la abundancia se convierte en un gran árbol que forma sus raíces a partir de la experiencia personal e interactúa con cada una de las distintas características que nos conforman y lo convierte en algo simple y a la vez complejo, pues finalmente nadie quiere ser millonario y estar enfermo y encerrado en su casa o viceversa: tener una salud ejemplar sin recursos para disfrutarlo como por ejemplo viajando o divirtiéndose. 

Como puedes leer, el ejercicio agrega algunos puntos a considerar como encontrar la congruencia en la forma de cómo: 

  • Pensar/desear
  • Actuar
  • Sentir
  • Disfrutar 

 

para comprender que la abundancia la podremos disfrutar cuando exista la claridad de sabernos plenos, felices y tranquilos con el simple hecho de ser y estar

La importancia de ser y estar es clave para poder: 

  1. Generar más abundancia para ti, tus seres queridos, tu hogar, tu trabajo
  2. Regenerarla si en algún momento la perdiste y no comprendes qué pasa. 

Así ser abundante va más allá de tener algo y es importante contemplarlo como un ejercicio de congruencia en tu día a día para atraerla.

Cómo podemos atraer la abundancia

Limpia todo, ¡absolutamente todo!

Y lo digo en un sentido literal: desde lo más rupestre y simple cómo limpiar tu hogar, tirar lo que lleva tiempo guardado o que no utilizas. 

Después  tu cuerpo, libéralo de toxinas, sufrimiento tuyo y de otros como los animales ¡sácalos de tu alimentación! no es necesario generar dolor y tristeza en ellos.

Revisa a consciencia tus pensamientos y tus actos: genera una relación saludable entre tu mente y tu ser. Este ejercicio de honestidad propia te permitirá tener mucho más claro a dónde quieres ir para simplemente fluir y permitir que la abundancia se genere.

Este es un comienzo pues el ejercicio hay que hacerlo todos los días, todo el tiempo y a veces suena muy fácil. 

Será normal que vivas altas y bajas, que a veces no entiendas qué pasa ¿y sabes qué? A veces tampoco es necesario, sólo fluye, confía.

 

Sé paciente, ten claro lo que quieres y permítete generar abundancia para lo que deseas, lo que sueñas y lo que vives. 

Espero que seas más abundante en tu ser, en tu mente y forma de ver tu vida.  

 

Namaste

Visto 562 veces Modificado por última vez en Lunes, 06 Noviembre 2017 21:38

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Search