Jueves, 23 Noviembre 2017 00:07

11:11

Escrito por Lucía Blanco
Valora este artículo
(0 votos)

El número 11:11 ha generado diferentes enfoques y teorías, con respecto a su significado. Como numeróloga, reconozco en el 11 a un número maestro; dos veces.

En general el 11:11 puesto así, como tal, se identifica con la hora del reloj. ¿Hay alguna interpretación particular al respecto?; en realidad hay varias y de algunas de ellas, me ocuparé en este artículo.

Comenzaré con el enfoque desde la numerología y mi propia interpretación al respecto. El 11 es un número maestro; se dice que es un número que sólo se concede a las almas viejas; ya que su fuerza sólo puede ser manejada por aquellos que ya han transitado por diferentes vidas y por tanto han acumulado sabiduría. Cuando alguien tiene el número 11 en su fecha de nacimiento, ya sea en el día o en el mes; correspondiente a aquellas personas nacidas en noviembre: podemos identificar a almas viejas, que eligieron regresar a la vida actual para transitar por situaciones que les hagan regresar  y reconectar con su sabiduría ya adquirida de encarnaciones anteriores para llevarla a ala práctica. Los números son energía y operan con la ley del universo de la vibración: todo vibra; y el movimiento que esta cifra implica es aquella de guía espiritual; la que conecta y establece un enlace entre el mundo físico y el mundo espiritual; un portal; que visto gráficamente, representa dos postes, de donde surge el tema de portal. Generalmente quienes poseen estos números en sus fechas de nacimiento, son personas sensibles a ver, escuchar o sentir otras dimensiones; lo que a veces, dependiendo del nivel de consciencia que hayan alcanzado les asusta o son capaces de manejarlo, entenderlo y ser un canal para la transformación de otros. Como los números son energía y vibran, ésta vibración puede ser positiva o negativa; no bajo la connotación de bueno o malo; sino de desarrollo o “atoramiento”. Es un tema actitudinal lo que da esta vibración; cuando el 11 vibra con su lado negativo, vibra con lo negativo del número 2; que implica indecisión, confusión, conflictos en las relaciones; sin embargo, con la fuerza del 11. De aquí que la labor de aquellos con el número 11 es no dudar, confiar en sus talentos, en lo que su alma sabe y en seguir su intuición.

Otra acepción desde la numerología, podría ser sumar los 4 “unos” de la cifra; lo que dará como un resultado un número cuatro. Este número nos habla de concreción, de lo material, de aterrizar, de la estructura. De aquí que mi propia interpretación hacia el 11:11 es conectar el mundo físico con el mundo espiritual; para concretar para hacer realidad. Algunas personas, interpretan esto como: “pedir al Universo”; yo difiero un poco; sin embargo retomaré este punto más adelante. De momento quiero avanzar en otros enfoques e interpretaciones.

La autora Doreen Virtue, angelóloga dice que los ángeles se comunican con nosotros a través de los números. Así es que desde esta visión, me parece que cuando ves el 11:11 ya sea en el reloj, en el número de una casa, en una placa, en la matrícula o folio de algún documento, en un anuncio en la calle, en el kilometraje del auto; en fin, en algún lugar y de forma repetitiva, ten la seguridad que no es casualidad, ésta, no existe. Es tu guía, tu ángel o algún ser de otro plano que te está marcando que estás conectado (a) con tu camino; que estás en la ruta y que sigas por ahí.

Hay algunas interpretaciones más metafísicas que incluyen versiones como: el ver una misma cifra constantemente implica que estás despertando y elevando tu consciencia, que estás cada vez más conectado con lo sutil, con otros mundos u otras dimensiones. Esta conexión que bien puede ser de tus guías, de tus ángeles, de otros seres, o simplemente de la vida y el universo; hablan directamente a tu ser, a tu alma; esta comunicación sutil, sólo puede ser escuchada desde y con  tu corazón.

Tal vez, te resulte difícil creer que es así; sin embargo, recordemos otra ley del Universo: “Como es arriba, es abajo”; misma que también interpreto a: “Cómo es adentro, es afuera”; es decir la señal no está afuera; la ves en el entorno, simplemente porque está dentro de ti; el afuera sólo es un reflejo de nuestro interior. Quizá la señal implica que confiemos más en nosotros y en lo que estábamos pensando en ese preciso instante en que vimos la señal y esto nos hará más conscientes de nuestros pensamientos y lo que estamos creando en nuestra realidad. Estar conectado con lo sutil, no sólo te hará más consciente, te hará saber que has despertado a la sincronicidad, término acuñado por el psicólogo Carl Jung y que definió como: “la simultaneidad de dos sucesos vinculados por el sentido pero no de manera casual”. Fue justamente él quien estableció que la casualidad no existe.

Finalmente, como resultado de mi propia experiencia de ver, desde hace ya algunos años, frecuentemente en los relojes, propios y no, misma hora y mismo minuto; algunas veces hasta 6 o 7 veces al día; eso me hizo pensar en que quizá eran dos mundos, dos hechos o dos personas los que estaba conectando; y por un lado, desde su interpretación numerológica, según el número que viera repetido, le atribuía el significado de lo que estaba enlazando; a veces atribuía la conexión, a los dos países en que solía vivir mi vida: México y Argentina y pensaba: “mis dos mundos están alineados. ¡Este es el camino!”. Sin embargo, esta observación era tan frecuente, que más allá de la interpretación numerológica, algo que empecé a hacer consciente es: qué estaba pensando en el momento de ver dichos números en el reloj. Invitación que te extiendo; eventualmente, este ejercicio te hará cada vez más cuidadoso de a qué le dedicas energía en tu pensamiento y ante las dudas que puedas tener con respecto a algo, el Universo se alinea para decirte que estás escuchando lo sutil, medita, ve hacia dentro de ti, la respuesta siempre ha estado ahí; reconócela desde tu alma, desde tu ser; con tu corazón y….¡¡¡Síguela!!! Recuerda que lo que crees, creas y la claridad de pensamientos te permite crear con consciencia la realidad que deseas; ya que de no hacerlo lúcido, igual la estarás construyendo. El universo opera, seamos conscientes o no.

Hecha esta invitación a expandir tu consciencia de pensamiento, desde donde creamos el mundo en que nos colocamos; retomo algo que mencioné en párrafos anteriores. Decía que algunas personas interpretan esta conexión con el 11:11 como un portal para pedir; y  expresé que difiero. Me parece que si desde las interpretaciones planteadas en este artículo; quizá, podamos ver que la conexión más que pedir, nos conecta con nuestro propio despertar y expansión de consciencia; que lo vemos afuera porque está adentro, de ahí que la próxima vez que veas el reloj a las 11:11; quizá en lugar de pedir, por pensar que estás conectado con el Universo o alguna fuerza superior, simplemente seas consciente que justo por estar conectado, el universo te habla desde lo sutil y que si sabes escuchar con el corazón, será tu intuición la que guie tus siguientes pasos. Este vínculo dice que aquello en lo que estabas pensando o de lo que estabas hablando, es el camino que habrás de seguir; que si lo deseas lo suficiente y comienzas a caminar hacia ello; el Universo, se alineará  y confabulará contigo para hacerlo realidad.

Visto 977 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Search