Lunes, 02 Octubre 2017 23:42

Carta de Dios

Escrito por Nandu Sahi

CARTA DE DIOS

Por Nandu Sahi

 

Amados míos:

 

Ahora también tengo que estar pendiente del internet, pues vosotros siempre encontráis nuevas formas para pedir. Así que, atendiendo los cientos de millones de solicitudes que diariamente me hacéis, he de comentaros a todos vosotros lo siguiente:

 

He revisado mis bodegas e inventarios, para volveros a surtir las solicitudes y pedidos que diariamente me hacéis y los motivos por los que los pedís, y he podido descubrir, con cierta extrañeza, que los artículos que constantemente me solicitáis no los tengo en existencia, mis anaqueles están enteramente vacíos. Por tal motivo, he solicitado a mis asistentes un informe minucioso y detallado de la situación, y una relación pormenorizada de fechas, cantidades, lotes y descripción de artículos surtidos de los últimos cientos de años. Pues una situación de des-abasto de los artículos básicos que solicitáis podría ser la razón del caos que se vive a nivel mundial. Sin embargo, el estado de resultados y balance, arrojado en los informes, ha sido sumamente alentador, pues, he podido constatar que todos los artículos solicitados por vosotros han sido debidamente surtidos en abundancia, tiempo y cantidad y con la mejor y máxima calidad posible.

 

Y al respecto me permito comentaros:

Comenzaré por vuestra solicitud de enviaros mucha luz para mejorar vuestra vista y no dejar pasar las oportunidades: Desde que el hombre es hombre, he regado a lo largo y ancho del mundo abundancia en todo y en especial en frutos ricos en propiedades y bondades; dentro de todos ellos vosotros destacáis las zanahorias, pues es bien sabido, que ellas tienen grandes propiedades para la vista. Como podréis daros cuenta, os he bendecido con la abundancia en la naturaleza de todo y también de estos bienes, pero tenéis que trabajar para poderlos cultivar adecuadamente, sin ánimo alguno de ser propietarios exclusivos, sino más bien, con el fin de compartir sus propiedades y bondades. Pero en igualdad de importancia a los sentidos, os he dotado de mente y de corazón para que podáis ser sensibles y podáis aprovechar las muchas oportunidades que os brindo a diario para ser felices. ¿Acaso no podéis ver, sentir y pensar en el hecho maravilloso de la vida que os regalo el día de hoy, como la mas grande de las oportunidades que os doy para que seáis felices? Pero os gusta vivir en el ayer y en el mañana, sin reparar en el presente, ¡en el hoy!, en el aquí y ahora. ¿Dónde pensáis que esta la abundancia de todo… en el mañana, en el futuro? No os podéis dar cuenta que ¡YO estoy con vosotros aquí y ahora! No perdáis la gran oportunidad de ver y ser sensibles a la maravilla de estar vivo y vivir de la abundancia. Pero vosotros mismos os habéis encargado de crear falsos conceptos sobre la abundancia y la seguís exigiendo.

También y constantemente me pedís Fe en abundancia. Lo malo es que vosotros os conformáis con el puro concepto y no hacéis nada por experimentarla. ¿Y como queréis conocer y acrecentar vuestra fe sin acciones y sin Amor? ¿No os podéis dar cuenta que la fe sin acciones no es fe? ¿Por qué no hacéis nada por los demás? ¿Por ti mismo? ¡Queréis tener fe en mi, que no me habéis visto nunca, y no tenéis fe en vosotros que os veís a diario frente al espejo! Pensáis que la fe es algo abstracto y no es así, daos la oportunidad de ver cuanta fe tenéis y poneros en acción ¿Acaso no os percatáis de la cantidad de hechos y personas con las que a diario os bendigo para que experimentéis el Amor y descubráis ahí la fe y la manera de incrementarla? Me buscáis en los templos y en vuestros rezos porque nunca me habéis buscado en vuestro corazón, en vosotros mismos.

Queréis también que os mande fuerza de voluntad y seguridad en vosotros mismos y no podéis daros cuenta que esa está en el fondo de vuestros corazones y que no se llama fuerza de voluntad, sino buena voluntad y que no es seguridad en vosotros mismos, sino conocimiento de vosotros mismos. Pero, ¿cuándo os habéis preocupado de conocer lo que hay en el fondo de vuestros corazones? Estáis tan ocupados en observar y criticar lo que hacen los demás y también perdiendo la vida en alcanzar y obtener cosas superficiales.

Me solicitáis frascos de paciencia y tolerancia y habéis olvidado destapar el frasco de las esencias a la hora que os he brindado la oportunidad de destaparlos. ¿Cómo queréis disfrutar del abundante perfume cuando el frasco está cerrado? Ayer, precisamente os mandé la oportunidad de abrirlos y de disfrutar de ellos (paciencia y tolerancia) ¿Acaso ya se os ha olvidado? ¡Que memoria la vuestra! ¿Pero si no estáis concientes, cómo queréis daros cuenta de ello? Pero no importa, hoy os brindaré nuevas y abundantes oportunidades para que los uséis, ¡¡pero esta vez, por favor… no olvidéis abrirlos, sed concientes!!

Pedís también costales de sonrisas y, para daros gusto, os envié a los niños, ¿Con cuántos de estos chiquitines practicantes de la sonrisa os encontráis diariamente? Pero sois tan soberbios aún, que no podéis aprender nada de ellos.

Queréis piedras para atarlas a vuestros pies y que estos permanezcan sobre la tierra… ¡Ya me imagino a todos vosotros anclados con piedras! exigiéndome al día siguiente que os desate. Por que sois tan egoístas, que no os desataríais entre vosotros mismos. Sois tan egoístas que no os dais cuenta del sufrimiento de vuestros hermanos, si fuerais sensibles a ello, no necesitaríais de ancla alguna para permanecer en tierra luchando por el hermano que sufre. ¿Y tampoco queréis usar vuestra conciencia y despertar a la vida? ¡Claro!... es más cómodo permanecer dormido.

Pedís una brújula para no perder el camino correcto. Tonto de mí, que en lugar de mandaros árboles con brújulas, os he mandado a muchos hermanos que vosotros llamáis profetas, místicos o iluminados, personas iguales a ustedes, quienes os han dicho incansablemente desde hace siglos que el camino es la meditación (el ser conciente) y vosotros, en lugar de escucharles, os habéis tildado de locos peligrosos, los habéis olvidado o condenado, e inclusive, a algunos de ellos, los habéis encarcelado y matado.

Me pedís imaginación en dosis pequeñas para no empacharos. Os mandé sueños e ilusiones, y constantemente los traicionáis. ¿Acaso ya olvidasteis la ilusión que teníais de ser grande para ayudar a los demás, a tus padres? ¿Acaso no soñabais con un mundo justo y lleno de amor? ¿Es que no soñabais de niño con ser feliz, celebrar la vida y no cometer las mismas estupideces de los adultos? ¿Qué habéis hecho para ello? ¿Que hicisteis con vuestros sueños e ilusiones? ¿Por qué os habéis traicionado a vosotros mismos? ¿Por qué habéis dejado que los demás secuestraran vuestra creatividad?

Solicitáis una paleta de colores para pintar vuestras vidas en momentos de oscuridad y no podéis daros cuenta que hice la oscuridad para que podáis distinguir la luz y los colores. ¿Acaso no he pintado este día de vuestra vida con la gama más amplia de colores? ¿Por qué no dejáis a un lado la computadora y os asomáis por la ventana a ver los diferentes tonos de azul que tiene el cielo, y los verdes de los árboles?

Me pedís toneladas de ganas de vivir. ¿Os habéis preguntado alguna vez cuantas toneladas de ganas necesitáis para vivir solo el día de hoy? ¿O es que estáis pensando en las que necesitaréis para los próximos años? ¿Y quién os ha engañado a vosotros diciéndoles el tiempo de vida que os queda? ¿Acaso no es suficiente motivo el hecho de estar vivo hoy para querer aprovechar este día al máximo, con totalidad y celebrarlo? ¿Por qué no valoráis lo que tenéis: a vuestros hijos, hermanos, padres, amigos y a vosotros mismos? ¿Acaso necesitáis de otras razones para vivir y disfrutar de este día?

Vuestro egocentrismo, vanidad y soberbia son tales, que también me solicitáis plumas para escribir logros y fracasos. ¿Por qué no os dais cuenta que lo que vosotros llamáis vuestros logros, no son otra cosa que la conspiración del universo en vuestro favor? Solo vosotros conspiráis en contra de vosotros mismos ¿Por qué no os dais cuenta que lo que llamáis fracasos no son otra cosa que oportunidades que os he brindado de adquirir experiencia y que no habéis sabido aprovechar, por no haber sido totales y no haber dado vuestro mejor y mayor esfuerzo?

¡Pedís abundancia en todo y la tenéis! ¿Pero sin conciencia como podéis daros cuenta de ello? ¡Es más! Ahora tenéis que usar decretos o leyes de atracción para ello, como si yo no os escuchara… ¡Demonios! –lo que me hacéis decid- Es como tener vuestro refrigerador lleno de comida y no abrirlo por falta de conciencia.

 

En fin, que gusto siento de ver lo mucho que tenéis y podéis aprovechar todavía si podéis estar concientes de ello.

Por último, quiero deciros que Yo sé bien lo que os conviene y necesitáis y eso os doy, pues por el amor que os tengo, no puedo daros algo que os dañe, aunque constantemente me lo solicitéis.

 

Bien, un saludo grande y, como podéis haberos dado cuenta, no me he olvidado de atender abundantemente a vuestras solicitudes.

 

Os ama profundamente… DIOS.

Visto 385 veces Modificado por última vez en Martes, 03 Octubre 2017 00:16

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Search